viernes, 21 de julio de 2017

Al fin me vi: Wonder Woman, mi nueva heroína favorita, pero no un súper héroe


Esta opinión está ridículamente atrasada así que decidí hacerlo corto, porque probablemente todo se haya dicho a estas alturas, pero hacerlo de todas formas. Que no se diga que no hago el intento.

Había esperado el estreno de Wonder Woman con un ansia casi incontenible, y tengo que decir que valió cada segundo de espera, tal como su avasallador éxito en taquilla y la exclente crítica que ha recibido lo ha demostrado. Gadot es una espectáculo que con su fortaleza física logra encarnar la fiereza de la princesa amazona cuando es necesario, pero también es capaz de cautivar a la audiencia con su maravillosa actuación en la que encarna todas las demás facetas del personaje, desde la curiosidad ingenua hasta el sarcasmo casual que sin mayor esfuerzo nos saca genuinas risas.

La película completa es un producto que no tiene presa mala, la directora hace un excelente trabajo rescatando los elementos tradicionales de la mitología del personaje, y combinándolos con una excelente escenografía, unas coreografías impecables y una banda sonora que realza cada escena. 



El único detalle de la película que no me convenció del todo fue la marcada relevancia del subplot romántico. Esto es apenas mi opinión personal, y siendo justos puede ser que esto me haya chocado un poco sólo porque no soy fan del personaje y no conocía su origen, pero para no alargarlo, al final me pareció que después de lo lejos que el personaje había llegado y todo el desarrollo que había tenido, su decisión para salvar la humanidad flaqueaba un poco al ser motivada por la pérdida de su interés romántico. Eso no hace del producto una mala película, pero tenemos ya muchas heroínas igual de bien hechas en muchos otros contextos, que sin embargo siempre de algún modo u otro son movidas por fuertes intereses románticos. Quizás por mi desconocimiento del personaje, combinado con el hecho de que es la primera película de un superhéroe femenino, albergué la esperanza de que esta película no cayera en ese trope, que al final no fuera el amor el que salva el día, y pudiéramos tener un super héroe que es igual de capaz que cualquier otro, y con habilidades igual de diversas, pero que sólo coincidencialmente es una mujer. Quizás es una idea demasiado ambiciosa aún, y toca hacernos a la idea de que no es algo que vaya a suceder todavía, o quizás nos toca buscar este tipo de historias en otras fuentes (tal vez deba dedicarme a eso y contarles luego como me va).

Afortunadamente, ni siquiera eso basta para decir que la película tiene problemas, mi inconformidad es estrictamente personal y no una crítica técnica, al final es una obra completa y que deja un excelente sabor, y además un producto que viene a sacar la cara por DC de modo que ninguna de sus películas anteriores habían podido conseguirlo.  

Queda esperar poder verla fuera de las salas de cine para repetirla y poder disfrutarla una vez más (de pronto sin la sorpresa le encuentro más mérito al subplot romántico) y así mismo ver si el éxito se repite con la Liga de la Justicia o si el balance que llevamos a momento con las películas de DC es una señal de las tragedias que están por venir. Por el bien del universo cinemático de DC y todos los fans de esta editorial, esperemos que sí. 

Por el momento yo me quedo leyendo The Infinity Gauntlet, de Starlin, Pérez, y Lim, como parte de mi tarea para estar preparada para Infinity Wars, el último gran anuncio del MCU.

¡Si te gusta la Mujer Maravilla o Gal Gadot, comparte!



No hay comentarios:

Publicar un comentario