jueves, 5 de noviembre de 2015

Trabajando en NaNoWriMo - La backstory

Queridos y queridas Noviembre ya llegó y NaNoWrimo ya comenzó, así que entremos en materia aquí.

Se supone que a estas alturas, a mitad de la primera semana, ya deben tener bien en claro el argumento de su novela, o al menos una idea bastante cercana, espero que con eso les haya ayudado este blog que escribí acerca del desarrollo y la adaptación de nuevas ideas. A estas alturas también se espera que ya tengan a los personajes que van a hacer parte de este universo y le darán vida a la historia que han creado. Hoy quiero hablar un poco acerca de la construcción de los personajes, particularmente de mi parte favorita, la backstory.


En mi opinión nada, NADA es más importante que la backstory. Quien quiera que sea su personaje, tan bueno o tan malo como sea, es consecuencia y tiene relación directa con su pasado, y es por eso que es fundamental que al menos cada personaje principal tenga una backstory que lo apoye y le aporte credibilidad. Como escritores, es su deber conocer esta backstory, incluso si no planean que sus lectores la conozcan.

A la hora de poner las palabras en el papel, la backstory sirve de guía y punto de referencia al rededor del cual construír cada personaje, es la explicación de todas las manías y atributos de los personajes; algún trauma de la infancia puede explicar esa fobia irracional; así mismo una tragedia del pasado puede ser la fuente de una obsesión presente por luchar por la justicia (¿han visto Batman alguna vez?), o puede también ser la raíz de un psicópata deseo de venganza (totalmente recomendada "Hannibal, el origen del mal" para explorar este punto un poco más), o puede ser una fuente de inspiración para un  futuro más prometedor. 

De igual manera, un pasado bien estructurado y claro, será siempre un buen punto de referencia para mantener el comportamiento de los personajes coherente mientras atraviesan cualquiera que sea el trauma que forma la trama de nuestra novela en el momento presente. Este último punto es importante, porque hay pocas cosas tan desesperantes como un personaje que no actúa de modo coherente, cada vez que un autor comete este error, el lector pierde la experiencia inmersiva de la lectura, cuando un personaje actúa de modo incoherente, el lector no puede evitar recordar que no se trata de una persona real, sino de un personaje ficticio, y la credibilidad del trabajo comienza a irse a pique junto con el interés de la audiencia. Esto no significa que los personajes no puedan adoptar en momentos específicos actitudes inesperadas o sorpresivas, sino que incluso la más inesperada de sus acciones tiene que venir de algún lugar, y ser consecuente con el personaje que creamos. Quizás tu chico rudo se pone a llorar cuando un perro muere en una película porque tiene un trauma de infancia con las mascotas muertas, o quizás tu siempre amable protagonista de repente se comporta con frialdad porque la actitud de su compañera de apartamento le recordó a la chica que le hacía bullying a su hermana pequeña. No se trata de que la backstory contenga a nuestros personajes y los haga encajar en cajas pequeñas de las que no podemos sacarlos, al contrario, la idea es que la backstory sea una herramienta para añadirle tridimensionalidad y carácter a los personajes de nuestra novela.

Como punto adicional, nada derrite a las masas como una buena backstory empleada en el momento correcto, y aquí voy a dar un ejemplo de la vida real, porque definitivamente ésta siempre supera la ficción.

En Abril de este año, recuerdo haber salido a comer con unos amigos una noche, y entre la miriada de temas que abordamos rápida y consecutivamente mientras nos hartábamos de comida no tan saludable, recuerdo que empezaron a hablar de la pelea de Mayweather vs Pacquiao (no puedo creerlo pero tiene página de Wikipedia el evento). Seguro que sabes a qué me refiero, pero la verdad es que aunque todos ellos la esperaban con ansia y curiosidad, yo no tenía ni la menor idea de lo que hablaban, en mi vida había escuchado los nombres de ninguno de los dos pujilistas y hasta la fecha todo lo que sé de boxeo es que es el entrenamiento consiste en subir muchas escaleras mientras de fondo suena Eye of the Tiger; sí, así de desubicada. Bueno, el caso es que me explicaron de qué se trataba, y nunca podré olvidar lo mucho que me llamó la atención lo que me dijo uno de mis amigos, quien a la hora de explicarme qué tenía de interesante el encuentro que estaba en la boca de todos, me dijo que todo el que sabía estaba haciéndole barras a Pacquiao, porque Mayweather era un imbécil con demasiado dinero y nada de carisma y Pacquiao era un hombre humilde y digno de admiración, que venía de poco y no había dejado la fama subirsela a la cabeza. Procedió a continuación a contarme la trágica historia de cómo un día Pacquiao había regresado de la escuela cuando niño, y había encontrado que su violento padre se había comido a su perro; en lugar de dejar que la ira se apoderara de él, a pesar de las condiciones de extrema pobreza en las que su familia vivía, y a pesar de que huyó de casa y dejó la escuela para vivir en las calles, lo que fácilmente pudo llevarlo a una vida de delincuencia, Manni Pacquiao decidió consagrar su vida al deporte, lo que lo ha convertido en uno de los boxeadores más ricos y exitosos del mundo.




¡Vaya pasado oscuro! Cual salida de una película, la historia del perro de Pacquiao, a pesar de que quizás ni siquiera sea cierta, es el ejemplo perfecto de cómo una buena backstory altera por completo nuestra percepción de un personaje. Créanme cuando se los digo, por un poco más de una semana todo con el que me cruzaba hablaba al respecto, y todos echaban raíces por Pacquiao, todos conmovidos por la historia del chico pobre que desafió todas las posibilidades para triunfar. Todos queríamos verlo ganar, darle una metafórica bofetada a este mundo tan cruel en el que vivimos, encarnado en Mayweather, detestable y rico. Es parte de nuestra naturaleza humana buscar identificarnos con los demás, y es por esto que una buena backstory, bien ejecutada y en el momento preciso puede ser una poderosa herramienta a la hora de causar crisis emocionales en nuestros lectores, y es que ¿quién de nosotros no ha tenido un cambio de opinión tras conocer el pasado de un personaje que antes no nos causaba simpatía? Fíjense en Rowling, que hizo trizas los sentimientos de todos al revelar el triste pasado rompe corazones de uno de los personajes más odiados de su saga al final del último de los libros. 

Cabe resaltar que al igual que todo, no a todos los lectores les gusta la backstory, algunos la ven como un plot device barato para generar simpatía, especialmente en casos como el de Pacquiao, así que hay que ser cuidadosos, y dosificar la información que le damos a los lectores durante la historia, el resto, puede ser sutil o quedarse sólo para nosotros, pero definitivamente tiene que existir.


Para no alargar más esta historia, los invito a que piensen en la backstory, en su importancia para ustedes, y en la forma como les puede ayudar a construir mejores personajes que harán que su proyecto de NaNo sea mucho mejor.

¡A escribir backstories! 

jueves, 29 de octubre de 2015

Acerca de la carne y el cáncer.

Si has escuchado la radio, visto la televisión o entrado a internet durante esta semana, seguro que te has enterado de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) publicó un estudio en el que asociaba el consumo de carnes rojas y procesadas al cáncer en los seres humanos. 

Como era de esperarse, nadie se tomó la noticia bien. Por un lado la gran cantidad de fanáticos de todo lo que alguna vez estuvo vivo llenando las redes sociales de emoticonos llorando y diciendo cosas del tipo "pero de algo nos tenemos que morir todos" y "moriré con cáncer pero feliz!" (... ¿en serio? ¿En serio?), y por otro lado la horda de veganos y vegetarianos que nunca se habían sentido mejor con sus elecciones de vida y que nunca se habían sentido con tanto derecho para restregárnoslas en la cara a todos los que aún comemos animales muertos.

Debido a que parece que nadie va a dejar de hablar de esto y todo lo que oigo me hace pensar que todos siguen bastante confundidos acerca de lo que quieren decir estas noticias, pensé que no tenía nada de malo ponerme a leer un poco y salir de la duda acerca de cómo procesar esta información, y de paso darle un poco de luz a quien quiera enterarse.

¿La carne causa cáncer? Vamos al grano para que todo sea lo más claro posible. La OMS basa su reporte en un estudio que analiza los efectos del consumo de las carnes rojas y las procesadas, es importante saber que toda la información se refiere únicamente a estos dos tipos de productos. Las carnes rojas a las que hace referencia el estudio son todo tipo de carne muscular de mamíferos (incluyendo el cerdo, cabras y hasta caballos). Las carnes procesadas, por otro lado, son aquellas que reciben antes de llegar a nosotros un tratamiento con el fin de preservarla o transformarla en productos cuyo consumo sea más conveniente, léase cualquier tipo de embutido o carne enlatada, salchichas, jamones, y todo lo que se le parezca. Ahora, los resultados del estudio sí presentan una innegable correlación entre el riesgo y la presencia de cánceres colorectales, estomacales y de próstata con el consumo de estos productos. Por otro lado, el estudio hace una salvedad interesante, no es la carne en sí la que tiene propiedades cancerígenas, es su tratamiento el que hace que sustancias químicas dentro de la carne se transformen en otras que ya han sido demostradas cancerígenos. En este sentido, el estudio deja claro que el riesgo de comer carnes procesadas es peligrosamente mayor al de comer carnes rojas, a tan punto que las carnes procesadas fueron ubicadas por la OMS en el grupo 1 "cancerígenos para humanos", el mismo grupo en el que encontramos el tabaco y el asbesto (!!!!), cuyas propiedades perjudiciales para nuestra salud están más allá de ser discutidas. Las carnes rojas fueron ubicadas en el grupo 2A "probablemente cancerígenas para humanos", lo cual significa que tras investigación se ha encontrado una relación entre el cáncer y estos productos, pero la evidencia no es lo suficientemente concluyente como para estimar qué tan directa es la relación, o cómo funciona exactamente.

¿Qué tan mala es la carne? Ya hemos establecido que probablemente no es lo mejor que le podamos meter a nuestro cuerpo pero no hace mal hacernos una idea aproximada de cómo podemos ajustar nuestra dieta para que sea más saludable, si es que realmente no nos sentimos listos para abandonar del todo la carne. Lo primordial es que el riesgo de cáncer aumenta en un 17% por cada 100 gramos de carne consumida diariamente, y aún más alarmante cada 50 gramos de carne procesada consumida diariamente aumenta el riesgo de padecer cáncer en un 18%, así que la carne procesada es dos veces más dañina que la carne roja. A pesar de lo alarmante que es esto me parece importante resaltar que la clasificación 1 para la carne procesada indica que hay evidencia concluyente de la relación entre la carne procesada y el cáncer, razón por la que está en el mismo grupo que el asbesto y el tabaco, PERO eso no significa que sea tan dañina como los otros, que aumentan la posibilidad de padecer cáncer en porcentajes mucho más definitivos (más del 30% en caso del tabaco para el cáncer de pulmón).


¿Qué opciones tenemos? Bueno, la cosa es que para la mayoría de nosotros, no es tan sencillo dejar la carne así como así, y algunos todavía creemos en sus aportes nutricionales para una dieta balanceada, así que es bueno que analicemos toda la información a nuestro alcance para tomar las decisiones más concienzudas para nuestra salud y la de nuestra familia. En definitiva el riesgo de comer embutidos no se compara con el valor nutricional que puedan llegar a tener que siempre hemos sabido que no es tanto como el de la carne sin procesar. En cuanto a la carne, el estudio hace un aporte interesante, y es que la mayoría de las sustancias relacionadas al cáncer parecen desarrollarse cuando la carne es cocinada en contacto directo con el fuego, o a la parrilla, creo que podemos deducir entonces que lo menos dañino sería hervir la carne, aunque sea una perspectiva poco alentadora. La otra opción y probablemente la que acabemos por optar todos los que queremos cuidarnos sin ser alarmistas, sea limitar el consumo de carne a una o máximo dos veces por semana, teniendo en cuenta las cantidades diarias señaladas por la OMS y comparándolas con la cantidad de gramos en una porción típica de carnes rojas. Como alternativa momentánea, cualquier otra fuente de proteína, a pesar de lo limitada. 

Como comentario adicional me siento en deber de abogar un poco por las carnes rojas nacionales. Tengamos en cuenta que el estudio se basa en muestras tomadas en Estados Unidos, donde la industrialización de los procesos de cría de ganado, presagia cualquier tipo de consecuencias nefastas. Existe una posibilidad, sin embargo, que la carne a la que tenemos acceso en nuestro país se encuentre menos contaminada con químicos que a  la larga resulten nocivos para la salud, así que también eso está a nuestro favor. También es notorio que el estudio no incluye análisis similares realizados sobre las carnes blandas, así que no podemos decir realmente si esas tienen efectos similares en el organismo, y del mismo modo el estudio no da pruebas concluyentes de que cocinar menos la carne ayude en nada, de hecho incita a pensar en ello con delicadeza, teniendo en cuenta los riesgos asociados a infecciones que puede traer la carne mal cocinada. Del mismo modo hay que recordar que las dietas veganas o vegetarianas demuestran altos déficits en el área protéica de la nutrición, haciéndose necesaria la adición de suplementos dietarios. 

En fin que me parece que a lo que se resume todo es que una vez más se comprueba que debemos ser cuidadosos con lo que comemos, y tratar siempre que sea posible de alcanzar un equilibrio con nuestras dietas porque de ellas depende mayormente nuestra salud, y todo en exceso es malo. Por mi parte, trataré de no comer carnes rojas más de una o por mucho dos veces a la semana, y trataré de dejar por completo los embutidos, aunque definitivamente no estoy contemplando ningún tipo de vegetarianismo, porque definitivamente aunque no se puede ser alarmista tampoco se puede ignorar advertencias tan claras.


miércoles, 28 de octubre de 2015

Comenzando NaNoWrimo - De dónde sacar ideas.

Noviembre se acerca y con él, como todos los años, la maravilosa oportunidad de escribir el primer borrador de una nueva novela, con el apoyo incondicional de la comunidad de NaNoWriMo, siempre ahí para impulsarnos a hacer mucho más de lo que pensábamos que éramos capaces.

El propósito de NaNoWriMo, es ayudarnos a callar la voz de nuestro editor interior, ese que nunca nos deja avanzar más allá de los primeros párrafos de un proyecto. La meta es que por un mes nos quitemos de la cabeza la idea de que la calidad es mejor que la cantidad, porque no puede haber noción más dañina para la mente de un escritor que necesita producir. Ya habrá tiempo para editar y corregir, todo el tiempo del mundo (a menos que tengas un deadline en cuyo caso por favor dime cómo conseguiste un contrato y con quién, yo quiero), pero para eso hacer falta tener el borrador escrito, así que NaNo nos invita a olvidarnos de las reglas y lineamientos tradicionales, de lo buenos que son nuestros autores favoritos en comparación con nosotros, e ignorar a nuestro editor interior, y concentrarnos en escribir 1700 palabras al día, apenas tres páginas. Cuando llegue Diciembre, tendremos una novela de más o menos 100 páginas, que sin importar su calidad será algo mucho más prometedor que llegar a esas alturas con tres párrafos perfectos luego de borrarlos y reescribirlos un millón de veces en el mismo periodo de tiempo, que es más o menos lo que nos pasa a la mayoría cuando no tenemos esta mentalidad.

Este año no voy a participar en NaNoWriMo, precisamente porque estoy editando una novela que me tomó 3 NaNos terminar de escribir, sin embargo quiero aportar a la causa escribiendo una serie de entradas acerca de la preparación para el proceso, para esos que como yo son planeadores obsesisvos que se aterran ante la idea de abordar semejante empresa sin tener destino fijo.

Ciertamente no tengo una larga lista de novelas o textos en mi haber, así que bien puedes echar mi opinión por la ventana, pero dame el beneficio de la duda, porque esto se debe a mi vergonzosa falta de dedicación a la labor, y no a falta de ideas, de las que me sobran por montones y montones. Y no me considero particularmente prolífica, la verdad, en lugar de eso creo que mi facilidad para la parte inicial del proceso se debe a que he aprendido a volver las más embrionarias nociones en ideas complejas que son semillas redondas y perfectas para buenas historias, y creo firmemente que todos tenemos la capacidad de aprender a hacer lo mismo, es de eso de lo que quiero hablar en esta ocasión, del oficio de crear ideas sobre las que podamos construir.

Siempre que hablo con otras personas acerca de esto, siempre me sorprende ver lo creativos que son, y lo poco que lo notan. Es probable que si te pregunten digas que no tienes ninguna idea, a pesar de que al considerar entrar en NaNo, una o varias ideas vinieran de golpe a tu mente; quizás esa idea que se te ocurrió después de la última película que viste, quizás esa que surgió vaga de un comentario hecho por alguien cercano, el caso es que son ideas pequeñas y aparentemente irrelevantes, y seguro las has hecho a un lado porque no las consideraste lo suficientemente valiosas como para tener potencial, pero he aquí el secreto, todas las grandes novelas comenzaron como ideas pequeñas, incompletas, y hasta poco interesantes, la única diferencia entre esas ideas y la tuya, es que sus autores tuvieron fe en ellas y la disciplina suficiente para trabajar en ellas hasta que se convirtieron en algo que valía la pena.

Es cierto que hay que ser realistas y admitir que algunas ideas no van a funcionar, por supuesto, quizás porque requieren un tipo diferente de escritor, o quizás funcionen para ti en un momento diferente de tu vida, y otras simplemente no serán buenas por más amor que les tengamos, pero lo primero es aprender a dejar de censurarnos con tanta fuerza, de modo que al menos nos demos la oportunidad de explorar nuestra creatividad. Una de las principales formas de autocensura, y quizás la más cruel es decirnos a nosotros mismos que nuestra idea no es lo suficientemente original para funcionar, y es ahí donde viene en mano la primera de las tres máximas a las que me aferro cuando se trata de tener nuevas ideas. "Todo ya está hecho", es un viejo dicho y no podría ser más apropiado, por supuesto que todo ya está escrito, también. La triste realidad es que no importa qué se te ocurra, siempre habrá sido hecho antes en algún lugar del tiempo y el espacio, razón por la cual debes dejar de preocuparte porque tu idea sea original, porque nunca nada será 100% único. Uno de mis ejemplos favoritos al respecto es Lev Grossman, quien estuvo de acuerdo con Rowling en que una escuela donde aprender magia era una idea buenísima, y en lugar de rechazarla porque alguien más ya lo había hecho (y con tremendos resultados), escribió la saga de The Magicians (que en realidad se parece más a Narnia que a Harry Potter) y ganó miles de dólares con ella. Un par de ejemplos más son Twilight y The Walking Dead, que lograron cautivar masas increíbles de fans a pesar de que su premisa se basa en criaturas de la noche acerca de las que se viene escribiendo casi desde el inicio de los tiempos. En definitiva, no es el nivel de originalidad de una idea lo que determina si esta será exitosa o no.

Lo que hace que una historia sea buena o no, es la capacidad que tengas como autor para adornarla con elementos que len den un toque innovador y la conviertan en algo diferente, siempre puede hacerse y los grandes escritores lo hacen todo el tiempo, y aquí voy a la segunda de mis reglas mágicas para crear ideas: Escribe el libro que te gustaría leer. Eso lo dijeron Carol Shields y Toni Morrison y dios los bendiga, no tienen idea de cuánto les debo. Esta idea, sumada a la anterior, es casi todo lo que necesitas para tener una inagotable fuente de ideas para tus futuras novelas, ya que es la fórmula secreta que te permitirá hacer de esas ideas trilladas de las que hablábamos antes, algo digno de ser exhibido en los estantes de tu librería favorita. Toma esas ideas insulsas e incompletas, que vienen de aquello que te apasiona, y piensa en cómo podrías mejorarlas, piensa en qué hubieras escrito diferente si estuvieras en el lugar del autor. Volviendo a los ejemplos anteriores, Grossman, sin demeritar a Harry Potter, quiso explorar un escenario similar pero en el que los personajes principales son bastante más maduros, y bastante menos simpáticos, lo que de algún modo los hace más reales, dando como resultado una historia interesante y escabrosa. Meyer quiso darle una nueva luz a una criatura mítica ya conocida, una idea bastante respetable a pesar de los resultados, y quien escribió The Walking Dead (originalmente una novela gráfica), tuvo la brillante idea de traernos un apocalipsis zombie en el que lo menos interesante son los zombies y la verdadera amenaza son las personas.

Con esos dos elementos de guía a la hora de crear las bases estructurales de nuevas historias lo único que falta son detalles que las enriquezcan, y en definitiva lo más importante a la hora de escribir es que nuestras historias sean creíbles. No importa si tratan acerca de mundos fantásticos que jamás conoceremos, o si ocurren en nuestra ciudad, nada es más trágico para el destino de una historia que el momento en el que un lector se siente distraído por la forma incomprensible en la que algo funciona dentro del universo que hemos creado, o por el actuar implausible de un personaje, y aquí viene mi tercera máxima favorita: Escribe lo que conoces (lo dijo Mark Twain). Quiere decir que siempre será más auténtica tu voz cuando escribas acerca de situaciones que has experimentado, será mucho más sencillo escribir una historia cuyos personajes vivan en la misma ciudad que tú que una que se ubique geográficamente en un país que no conoces. Eso no significa que sólo puedas escribir tu biografía, significa que tomes como inspiración elementos de tus propias experiencias para darle vida a tu historia. Significa que si has perdido a alguno de tus padres, probablemente no te cueste describir la forma como se siente tu personaje principal después de la muerte de su mentor. Significa que si tienes un mejor amigo, puedes escribir de un modo creíble y natural las interacciones entre tu personaje principal y su hermano, significa que si tienes una mascota, comprendes cómo se siente amar a algo indefenso que depende de ti, y puedes incorporarlo a tu historia. Cada situación por la que hayas atravesado, buena o mala, puede ser combustible para tu historia, puedes tomar inspiración de alguien a quien conoces para crear a un personaje, o puedes diseñar locaciones en base a lugares que frecuentas. Mientras más cercano a ti sea el elemento que quieres incorporar, más enriquecerá tu historia; llevado a casos extremos, podemos encontrar ejemplos como lo son las sagas de 50 Shades of Grey, o Shadow Hunters, que fueron en su momento fanfiction de Twilight y Harry Potter, respectivamente. Ciertamente no es el camino tradicional, pero es uno que está ganando popularidad, y aunque muchos opinan que es éticamente incorrecto ganar dinero de este modo, yo opino que no tiene nada de malo, se trata simplemente de usar como guía personajes con los que ya te sientes cómodo, a los que ya conoces y sabes manejar, a pesar de que técnicamente no sean tuyos. La verdad es que en mi opinión lo que está mal con esas dos sagas tiene poco que ver con su origen como fanfiction.

Sin mucho más que agregar los dejo para que piensen en estas guías y se apoyen en ellas a la hora de pensar en qué escribir en NaNo que ya se nos vino encima.

¡Feliz día!

domingo, 18 de octubre de 2015

Penguin kid

Pack your bags little penguin kid.

Stuff the dears inside, carefully, 
put them away for today is not their day.

Pack your bags little penguin kid.

Weren't you always the one to speak first and do right?

Why are your legs so heavy now?

It's hard to know you weren't wrong this time, isn't it?

Pack your bags little penguin kid.

Life is only always fair,
you are to know you're not wrong or flawed, 
but you are to acknowledge you'll never be fine.

Pack your bags little penguin kid.

Put the fears away,
as it doesn't even matter anymore.

Some things are too overrated.

Pack your bags little penguin kid,
for is time to sail away.

miércoles, 14 de octubre de 2015

Conectados y desconectados.

Hace un tiempo escribí una entrada acerca de la (en mi opinión) errada actitud de la mayoría de padres de hoy en día, tratando de proteger a sus hijos de los peligros de la tecnología, incapaces de darse cuenta de que no sólo es una lucha inútil, sino una que en últimas resulta perjudicial para los jóvenes, sin embargo no me cuesta imaginar las razones por las que cualquier padre responsable se sentiría tentado a comportarse de este modo, ya que son preocupaciones que comparto hace años.

Soy alguien que usa la tecnología para todo, pero mi meta es siempre que me sirva para enriquecer y facilitar cada aspecto de mi vida, de modo que siempre me he sentido algo resentida cuando alguien dice que paso demasiado tiempo pegada a mis aparatos, que me estoy perdiendo la vida ahí afuera, otra crítica habitual es que la tecnología te aleja de otras personas. No comparto esa opinión, porque una de mis mayores preocupaciones es aprovechar la tecnología para acercarme a las personas que tengo lejos, gracias a la tecnología puedo mantener una amistad en tiempo real con personas en diferentes países, que me enriquece como persona, y que además ayuda bastante en momentos de necesidad. Del mismo modo, hago un esfuerzo constante porque la tecnología no se interponga para mal en las relaciones que mantengo con quienes me rodean. Sin embargo, comprendo de dónde vienen estas dos grandes preocupaciones, e incluso comprendo la razón por la que es fácil asumir que sufro de estos males, y es porque mi experiencia con la tecnología y mi forma de manejarla dista bastante de la media, que deja bastante que desear.

Lo diré ahora y sin rodeos: la mayoría de los padres tienen la razón, sus hijos sí pasan demasiado tiempo en sus computadoras y teléfonos, sin sacar provecho de ello. Perdidos en redes sociales en las que no tienen exposición a ningún tipo de contenido enriquecedor, y perdiendo la oportunidad de disfrutar de las cosas buenas que no podemos sacar de una pantalla, y también sin alcanzar a imaginarse las poderosas herramientas que tienen en la punta de los dedos y cuánto las están desperdiciando. La mayoría no tienen idea de cómo funciona el mundo porque no se permiten tomar el tiempo necesario para apreciarlo con sus propios ojos, e indudablemente, esto les va a costar caro en algún momento, por ejemplo cuando tengan que conseguir un empleo y no tengan idea de cómo vestirse para una entrevista, ese será el tipo de momentos en los que se den cuenta de que el número de likes en sus fotos de Facebook o Instagram les sirven para absolutamente nada, y ninguna cantidad de hashtags les dará de comer. Son principalmente estos chicos y chicas, los que no comprenden cómo funcionan las herramientas a las que están tan apegados, los que son más vulnerables a todo tipo de peligro virtual, desde ser hackeados poniendo en peligro la información o finanzas de su familia, hasta caer en situaciones mucho más oscuras de las que mejor no entramos en detalle.

En contraste, otra gran parte de los jóvenes tecnoadictos de hoy en día sufre de un mal que me parece incluso más aterrador y al que he nombrado la hiperconexión desconectada. Éstos sí que comprenden lo que tienen entre manos, y a diferencia de los anteriores, llevan al extremo su dependencia y apego al sentimiento de vida globalizada proporcionado por la pantalla de sus dispositivos, alienándose de un modo alarmante de la sociedad que les rodea, de la que dependen, y a la que deberían buscar comprender y aprender a navegar. Me refiero a los jóvenes que maravillados por la puerta abierta a un infinito universo de información, la devoran toda sin filtro y sin imponerle juicio alguno de valor. Son estos los que encontramos entonces apasionados por la justicia social en todas sus formas, menos en ninguna que les competa. Los que encontramos dedicando impresionantes cantidades de tiempo a investigar y mantener blogs acerca de temas tales como la extinción de alguna extraña especie de mamífero en alguna remota parte del mundo, mientras no tienen la menor idea de que existen en sus ciudades organizaciones y fundaciones que se dedican a tratar de solventar las necesidades de los animales callejeros. Muchachitos y muchachitas (y no tan pequeñitos también) que se apasionan a niveles aterradores porque alguna celebridad de algún país anglosajón produce contenido misógino o racista y no es censurado, pero son incapaces de preocuparse por apoyar movimientos locales en favor de derechos de minorías. He visto a más de uno aproyando desde lugares tan remotos como lo son pequeños pueblos en nuesto país, causas en contra de dictadores en países de oriente medio, sin tener idea de la política de Colombia, y de cómo la corrupción nos sigue desangrando.

En definitiva cualquiera de los dos extremos es alarmante, y es preocupante que sean pocos los jóvenes que no caen en ninguno de los dos, pero una vez más, sigo convencida de que la culpa no recae en los chicos. Al final de cuentas, son sólo chicos, su naturaleza es seguir modas, en muchas ocasiones no tienen criterios definidos, y no son capaces de dimensionar las ventajas ni los riesgos que estas situaciones presentan. Es por esto que es labor de los padres de hoy en día dejar a un lado su fobia por todo lo digital y ponerse las pilas. No permitir que la tecnología aleje a sus hijos de las experiencias del mundo real, pero también enseñarles cómo ésta puede mejorar su vida, educarlos en formas de interactuar con la sociedad en la que viven, y hacerla mejor.

sábado, 8 de agosto de 2015

Paternidad al estilo Rapunzel

Miles de padres de familia en todos los rincones del país celebran la decisión de la Corte Suprema de Justicia, que de ahora en adelante les permitirá acceso legal a los padres a los perfiles de sus hijos en redes sociales, incluyendo cuentas de correo electrónico, conversaciones privadas, y demás. Esta parte de la población, en su mayoría, siente una inusitada tranquilidad al tener la certeza de que ahora pueden garantizar la seguridad digital de sus hijos.

Yyyyyyyyyyy... No. Ni siquiera sé por dónde comenzar a comentar lo mal que está esto, porque es que está mal en más de un modo. Supongo entonces que lo ideal será explicar en primer lugar por qué llegamos a este punto.

Hace días apareció en una habitación de hotel en Bogotá el cadáver de una chiquilla de 15 años, que había sido reportada desaparecida por su familia. Apareció junto al cuerpo de un hombre de 22 años, con quien sostenía una relación amorosa y presuntamente se comunicaba a través de Facebook. La trágica noticia causó todo el horror que merecía, sin duda, y le encogió el corazón a todos los padres del país que se imaginaban qué harían en semejante situación.

Cabe aclarar (antes de que alguien sienta que es importante mencionar mi falta de perspectiva) que no tengo sino 24 años y que no tengo hijos, pero creo que no hay que ser brillante para comprender que la reacción natural de cualquier padre, sea la imperativa visceral de escudar a sus hijos de cualquier peligro, del modo que sea necesario, así sea encerrándolos en una torre a lo Rapunzel. Pero el quid de la cuestión es que estas reacciones, aunque naturales y justificadas, no pueden guiar la forma como una persona cría a sus hijos, porque son irreales e inútiles, y mucho menos pueden transmitirse al ámbito legal regulado por el Estado, porque ahí sí que se multiplica su ridiculez, y es precisamente eso lo que me preocupa, que no siento que a la hora de hablar de las redes sociales, y de la seguridad de los menores se esté haciendo la distinción entre "momento en el que todos nos horrorizamos y entramos en pánico", y "momento en el que nos sentamos ya con cabeza fría a tratar de encontrarle una solución correcta y eficaz a este problema", en su lugar es evidente que las decisiones que se están tomando con este respecto vienen de un pánico ciego y radical, y hay en mi opinión, dos razones fundamentales por las que esta decisión de la Corte no está del todo bien.

La primera cuestión que me pone incómoda es que me parece una estupidez de nivel aberrante, la idea de que la forma correcta de asegurarte de que tus hijos se porten bien y estén a salvo es mediante la vigilancia parental constante. Hay que ser muy ingenuo para pensar que eso va a funcionar. Por empezar, la mayoría de los padres preocupados no tienen ni la mita de conocimiento acerca de la tecnología y de las redes sociales que manejan sus pequeños angelitos. Casi me da risa imaginarme a uno de estos analfabetas digitales tratando de limitar el acceso de sus hijos a contenido que les parezca preocupante. Mi mamá, por ejemplo, que por su edad bien podría tener un hijo de catorce o quince años, es incapaz de distinguir el ícono de Word y el de Whatsapp, así de mal. E incluso aunque tengan la capacidad digital de un universitario de 20 años, y tal, ¿qué van a hacer? ¿Estar con sus hijos 24/7 para asegurarse de que manejan el internet con las reglas de casa todo el tiempo? Buena suerte con eso. Y sencillamente la principal razón por la que esto es logísticamente insostenible, es que no es un método educativo correcto. Si es el padre el que ejerce el control de las interacciones de sus hijos con el mundo digital, ¿cómo se supone que estos aprendan al autocontrol que van a necesitar cuando sea hora de que se defiendan por sí mismos? Es natural que los padres quieran evitarles hasta el menor de los males a sus hijos, pero es irreal esperar que aprendan a cuidarse solos si nunca se les da la oportunidad de enfrentarse al peligro en situaciones reales, a diferenciarlo de lo que es sano y a apartarse de él por sus propios medios. Es como con la educación sexual. Si usted no le enseña a sus hijos acerca de la sexualidad de un modo abierto y sano, el mundo le enseñará a sus hijos maneras incorrectas y peligrosas, a su espalda.

Además de todo, esta sentencia de la Corte no hace sino asentar el sentimiento de alienación que parte de la sociedad tiene hacia los avances tecnológicos y la utilidad de la maravillosa herramienta que es el internet. Gente, entiendan, el internet no es peligroso, lo peligroso son las personas que lo usan de modo incorrecto. El internet y los avances en la tecnología han mejorado y facilitado la vida de las personas a nivel global de un modo jamás antes visto e inimaginable en los últimos 15 años, y no es algo que vaya a detenerse, limitar el acceso de los jóvenes y niños a estas herramientas no es sólo inútil sino que va incluso en detrimento educativo de sus avances. Y con esto tampoco estoy diciendo que el internet es un oasis de seguridad, tampoco soy una loca radical, pero la realidad es que no siento que los peligros del internet sean inherentes a él, y que se solucionen limitando el acceso de los menores a la red. Siento que los riesgos de contactar a alguien desconocido en internet son bastante similares a los que un menor de edad puede encontrar en cualquier otra situación, el problema radica precisamente en la no normalización de una herramienta a la que ya es hora de que nos vayamos acostumbrando. Esta alienación hace que la gente no aplique el sentido común, ni siga las reglas del modo en que lo haría en "la vida real". 

Entonces si los padres comprenden que hay lugares a los que los chicos no deben entrar antes de ciertas edades, porque pueden no estar preparados para las cosas que van a encontrar, ¿por qué les cuesta tanto trabajo comprender que en las condiciones de Facebook establece claramente que los chicos de menos de 13 años no pueden crear perfiles? Un chico de 12 años para abajo la verdad es que no debería estar navegando por una red social como esta, ni siquiera con supervisión. Del mismo modo, se hace imperativo inculcar a los chicos que las reglas de seguridad deben ser las mismas, y partir del sentido común, y para esto los padres tienen que interiorizar el conocimiento de que las redes sociales y el internet no son "otra cosa", son una extensión que facilita la vida real. Tener un perfil en cualquier red social es como caminar por la calle. Si su hijo o hija de 13 años no responde cuando un extraño le habla por la calle, del mismo modo no debe aceptar ningún tipo de comunicación de alguien desconocido. Si su hijo o hija comprende que sólo puede darle información personal como su número de teléfono o dirección a amigos cercanos y bajo su autorización, entonces debe comprender que sólo tiene permitido transmitir esta información a personas conocidas, bajo su supervición, y únicamente por medios privados cuando lo haga en una red social; usando la misma analogía, compartir esta información en su perfil público es como gritarlo en la calle, y seguramente que su hijo no haría esto. Si su hijo o hija de 16 años tiene el sentido común para no confiar en alguien que mantiene detalles importantes de su vida en secreto y en misterio, entonces deberá saber que algo puede estar mal con alguien cuyo perfil sea imposible de accesar o con poca información. Enseñe a sus hijos a usar sus instintos y sentido común para mantenerse seguros de los avances de los predadores de todo tipo, e incúlqueles que usen estas mismas guías cuando naveguen por internet, los chicos no son tan tontos como la gente parece pensar, pero si no hay comunicación clara que les haga entender el por qué de las reglas, no hay forma de que las interioricen de un modo apropiado. No se trata de prohibirle a sus hijos cosas porque sí, se trata de explicarles los riesgos que pueden correr ellos y la familia si cometen errores en la seguridad digital, se trata de educarse acerca de casos concretos y reales y aprender de estas situaciones.

Antes que nada, los jóvenes deben sentirse en confianza para compartir con sus padres cualquier información que les inquiete, o que les llame la atención, de este modo puede el padre de familia guiarlos y ofrecerles su opinión educada al respecto, esta opinión sin duda aportará perspectiva a la relación que los menores tengan con estas herramientas. La limitación no es la respuesta. Si sus hijos no tienen confianza para hablar con usted de cualquier tema, entonces algo está mal en la forma en que usted los está educando, ¿y en quién van a confiar entonces?

La segunda razón por la que me da piquiña pensar en esta resolución legal es porque me parece moralmente incorrecta, a decir verdad. Y aunque puede sonar como lo menos importante cuando la seguridad de los jóvenes está de por medio, es una idea que no logro sacarme de la cabeza. Es cierto que según la Corte, sólo se puede acceder a esta información en situaciones en las que la seguridad de los menores se vea comprometida, pero no veo la forma de garantizar que no haya abuso de poder por parte de los padres en situaciones como éstas. Sé que es difícil pensar en ello, y duro aceptarlo, pero la realidad es que los individuos tienen derecho a la privacidad incluso aunque sean menores de edad, y si la mejor forma que se le ocurre a usted para garantizar la seguridad de su hijo o hija es invadir su privacidad sin su consentimiento, entonces lamento decirle que algo está mal en la relación que usted tiene con su hijo. 

Lo que es más, y de nuevo, aunque sea duro pensar en eso, la realidad es que no todas las familias cuentan con figuras paternales idóneas, y no todos los chicos usan intenet como pasatiempo ocioso. Muchos chicos soportan a diario abuso emocional y/o físico por múltiples causas por parte de los padres que deberían cuidar de ellos, y muchos de ellos encuentran apoyo en redes sociales o páginas de internet en las que pueden contactarse con personas que atraviesan situaciones similares, o con quienes se relacionan a través de aficiones comunes que les distraen de sus problemas, evitando así el suicidio o dañarse a sí mismos por años, hasta que pueden salir de los ambientes tóxicos en los que viven, o en los casos tristes, hasta que no pueden más. Muchos chicos reciben información, orientación, educación y validación sexual o psiquiátrica a través de internet, compensando así la ignorancia latente en nuestra sociedad y en nuestras familias ante temas delicados como las identidades y orientaciones de género, y las enfermedades mentales.

Me inquieta mucho la idea de chicos y chicas que anhelan y necesitan este tipo de herramientas y no pueden acceder a ellas con libertad porque nuestra sociedad se esfuerza en perpetuar el prejuicio contra todo lo digital. Me inquieta la idea de chicos y chicas que se mantienen en el clóset en familias homofóbicas y violentas, y me inquieta lo que pueda pasar con ellos cuando sus padres decidan que tienen derecho a violar su privacidad. Sobre todo me perturba bastante que nadie piense en esto.

Como último comentario quiero agregar que sé que es innegable que mi opinión respecto a la forma como el internet y las redes sociales deben manejarse parte de mi edad y de mi experiencia personal, pero no creo que sea menos válida por eso, más bien pienso que puede ilustrar la realidad de una generación que no puede ni debe alejarse de los avances de la tecnología, y que con el nivel apropiado de educación digital puede aprovechar todas estas maravillosas herramientas.

En mi caso personal, y aunque mi mamá no sepa manejar un computador ni entienda mayor cosa, siempre tuve acceso libre e ilimitado a las plataformas digitales, del mismo modo que tuve acceso irrestricto a muchas otras cosas, mientras se me brindaba guía para poder manejarlas de modo apropiado. De hecho, hoy en día tengo un grupo en Whatsapp en el que hablo con seis amigas a las que nunca les he visto la cara en persona. De países distintos, nos conocimos en un foro en línea hace casi diez años, en los cuales jamás he sentido que mi seguidad esté en peligro debido a esto. Nuestra comunicación siempre fue abierta y sincera, sin misterios que pudiesen sugerir que la identidad de alguna fuera sólo una máscara que escondía un predador, pero también siempre con mucha seguridad: los teléfonos sólo los compartimos bastante después de tener entablada la amistad, y muy eventualmente los usábamos para saludarnos en fechas especiales (que salen caras las llamadas a larga distancia). y apenas hace un año compartimos nuestras direcciones, para poder así enviarnos regalos de cumpleaños internacionales por correo. Pero creo sin duda alguna que lo más importante era el hecho de que en mi familia siempre supieron que estas comunicaciones existían. En mi familia estas chicas fueron recibidas del mismo modo en el que lo fueron mis amigos de la universidad y los que llevé luego a casa conocidos del trabajo. Siempre repetí las anécdotas graciosas que contaban para hacer reír a mi mamá, le conté acerca de sus vidas y lo que pasaba con ellas como le hablaba de mis amigos que iban a visitarme en casa, y en incontables ocasiones escuché las opiniones de miembros de las familias de ellas acerca de comentarios que yo hacía, que del mismo modo eran transmitidos en sus hogares. 

Con toda seguridad mi mamá hubiera sido la primera en enterarse si algo me inquietara. Por supuesto hubiera sido inconcebible para mí la idea de encontrarme en persona con alguna de ellas sin que mi familia lo supiera. De hecho fue más bien un evento del que se habló por días cuando viajé de visita a la casa de una tía que vivía en la misma ciudad que la única de ellas que también era colombiana. Todos sabían que estando allá iría a conocerla, y sólo tengo recuerdos gratos de la experiencia que deseo repetir pronto.

Del mismo modo, y aunque paso gran parte de mi tiempo frente a la pantalla de mi computadora, no lo considero tiempo desperdiciado: desde ella manejo mi negocio que no tiene plataforma física sino que sólo digital, en ella y gracias a internet tengo acceso a cantidades ilimitadas de piezas de arte y entretenimiento popular, encuentro incluso una mayor cantidad de fuentes educativas de todos los temas posibles. Sigo temas de política e interés, hago activismo. Aprendo a llevar una mejor vida espiritual. Por el amor de todo lo que es bueno, ¡si hasta me ejercito con videos de YouTube!

Por favor, padres de nuestro querido país: comprendan. No es encerrando a sus hijos en una alta torre que los protegerán. No es negándoles una fuente de entretención y asombro. Edúquense, para que puedan educar a sus hijos del mejor modo. Abra su mente a las ventajas de la maravillosa herramienta que es la tecnología, y por favor, críe a sus hijos en un ambiente de respeto y comunicación (sólo puede haber comunicación si hay respeto de ambas partes), y ellos le ayudarán a protegerlos.

¡Feliz finde!

sábado, 25 de abril de 2015

Mis pies están sucios

Como lo prometido es deuda, aquí les traigo una cosilla que escribí el otro día. La verdad sea dicha no soy tan fanática de la poesía, y me cohíbo al escribirla porque tengo la impresión de que mi poesía es medio rara, pero esto me gustó así que lo comparto con ustedes. La imagen es una ilustración de un querido y tremendamente talentoso amigo, pueden ver lo que hace aquí: http://javiermtz.deviantart.com/ (ojo, NSFW)

Sin más preámbulo, halagos a la derecha tomatazos a la izquierda, por favor respeten las filas.




Mis pies están sucios. 

Dijiste que podía andar hasta el fin del mundo, pero no me he movido un centímetro.

Escribe la lista y ya estás. Grité y me revolqué, te serví y te rompí, me expandí y colapsé dentro de ti, me chupé todo tu dolor, sin pensarlo dos veces, me ahogué y nunca se volvió a saber de mí. ¿Qué quieres?

Mis manos fueron hechas para alcanzar pero mis dedos están rotos como mi cerebro y quiero romperme, romperte en dos. Ven, déjame amarte, que es lo único en lo que soy excelente.

Creí saber mucho pero ando en puntas de pies y miento, adivino y apuesto. Nunca me creí afortunada. Mis costillas nunca se sintieron afortunadas, magulladas y verdes como estaban.

Creo que debí estar dormida cuando las vides treparon sobre mi piel y dentro de mi vientre. Hay flores dentro, no me olvides que no han de convertirse en gritos y pies pequeños y suaves.

Nunca he sido de las que tienen lo que quieren. Dicen que tienes lo que necesitas, debo ser rica de todas las maneras correctas, mi buzón permanece vacío.

Pero, ¿cuánto has esperado en línea por tus cupones de alimento antes de darte por vencido y regresar a casa derrotado? Estoy hambrienta y frágil, pero la estamos pasando tan bien, ¿quién necesita alimento, de todas formas? Las vides se alimentan a sí mismas y me mantienen derecha.

Debí saber, debí saber que no me convenía revolcarme y patear, porque se me cayó la garganta y los silbatos deben sostenerse entre los labios.

Así que camino y camino en círculos diciéndome a mí misma que estoy yendo a lugares pero siempre asegurándome de no haber cortado la línea, temo el bosque de noche, así como a la tibieza debajo de mis pies. Cavaría hasta el centro de la tierra por ti y dejaría que las llamas me consumieran entera, pero te das gusto negando con la cabeza ante mis pies sucios.

¿Alguna vez has enterrado los dedos en la tierra bajo ellos?

¿Te has aguantado un sollozo por miedo a que tu alma escape al infinito más rápido de lo que tus dedos puedan aferrarse a ella? Me he quedado levantada tantas noches como cosas tú has dicho, como espejos tú has roto.

¿Hay acaso temor mayor que una casa sin espejos?

Tengo muchas palabras, pero las apilo ordenadamente y las guardo. Hay cinco bolsas enteras de las malas en la parte de atrás.

Dijiste que si quería podía comprar una ballena con todas esas palabras, pero prefiero sentarme sobre ellas y coserlas y hacerlas suéteres y mantas. ¿Tienes frío?

Yo sí, he vagado desnuda por el bosque de noche, tratando de encontrarte, y mis pies están sucios.

jueves, 23 de abril de 2015

Acerca de nuestra obsesión con Gabito, y el resto de la "realeza".

Hace una semana se cumplió un año de la muerte de nuestro querido nobel, y claro, no se ha parado de hablar al respecto. Uno pensaría que hay un limitado número de formas en las que se puede hablar de su vida y obra, ambas finitas, un limitado número de cosas que se puede decir acerca de su legado antes de agotarlo. Pero claro, es evidente que no es así, como lo demuestra la exagerada cantidad de documentales que aún se producen acerca de Hitler y la segunda guerra mundial, como si no hubiésemos ya escuchado la historia una y otra vez, al derecho y al revés, desde todo ángulo posible (les juro que hasta los que creen en los reptilianos los he visto más de una vez hablando de la relación del bigotudo con ellos).

Por supuesto que entiendo la importancia de no olvidar cosas así, ni a personajes como Gabo, al que tantas cosas buenas le debemos, a lo que quiero llegar en realidad es a que no deja de sorprenderme que la gente no se canse de estos temas hiper explotados, y que por ende no tengo ni pizca de ganas de ponerme a hablar de la vida y obra de Gabo y de cuánto lo extrañamos hoy, no sólo porque carezco de las credenciales y el conocimiento que me lo permitirían, sino porque todos los que tienen estas credenciales y conocimiento (y los que no, también) seguro que ya están diciendo cualquier cosa que pudiera llegar a ocurrírseme.

Pero sí hay algo en lo que no puedo dejar de pensar cada que me acuerdo de Gabo, en particular, aunque la realidad es que no es un comentario tanto acerca de él, como lo es acerca de los colombianos y nuestra extraña relación con cualquiera a quien podamos llegar a considerar "famoso" o "importante".

Después de reflexionar en este asunto que me llama la atención, he llegado a la conclusión que el asunto se reduce a una cuestión: los colombianos somos una estirpe de baja autoestima. De verdad que es la única forma en la que puedo explicar nuestro comportamiento. Es indudable que los logros de la gente hay que reconocerlos, y que podemos apasionarnos por cualquier causa que abandere otro, incluso si se trata de una meramente artística y/o lucrativa, pero me atrevería a decir que en pocos países es culturalmente aceptable la poco crítica e impresionante obsesión que la gente en Colombia tiene por cualquiera al que se les dé por etiquetar de "famoso" o "reconocido", no diciendo que no haya gente famosa y reconocida, pero eso sucede incluso cuando se trata de un cualquiera que robóticamente recita líneas ridículas en alguna de las novelas de la franja prime time de una cadena nacional, o al que por ahí le fue medio bien en un reality show. Y este efecto sólo se multiplica entre más famoso sea realmente el individuo, la histeria es increíble, y mientras más pienso en ello más me convenzo de que es como les dije antes, una cuestión de baja autoestima. Bien sea por la negativa imagen que tienen de los colombianos en el exterior, o por el "dolor de patria" que nos da todos los días cuando vemos las noticias, o algún otro factor sociocultural al que no acabo de ponerle el dedo, la realidad es que sólo una profunda falta de amor propio puede explicar la forma como enloquecemos con los famosos y las figuras del espectáculo, como si con estar en su presencia, tener una foto con ellos o conseguir un autógrafo derramase sobre nosotros la bendición de aquellos seres superiores a los que adoramos como semidioses.

Yo, francamente, no lo comprendo. Claro, hay gente a la que admiro mucho, y gente a como la que quiero ser, y mucha gente a la que me encantaría conocer algún día, o haber podido conocer, pero soy incapaz de participar en esas idolatrías llevadas al extremo, probablemente porque carezco de dos cualidades innatas que la gran mayoría de mis compatriotas parecen llevar arraigadas desde siempre. Por un lado carezco por completo de esa vergüenza que parece traer el ser colombiano, aunque quieran decir que se enorgullecen de su país, esa que los lleva a cegarse y a desdeñar de lo nuestro y poner en un pedestal todo lo que venga de afuera, aunque sea malo. Y aunque también llevo dentro desde siempre un dolor de patria, no poseo esa profunda resignación que parece llenar a casi todos, convenciéndolos de que estamos todos en mayor o menor medida condenados al fracaso, que somos desafortunados sólo porque nos tocó ser colombianos; esto se traduce dentro de mí en un siempre presente sentimiento de que soy capaz de más, y es justamente eso lo que espero de mí misma, mucho más, triunfar no es una idea lejana, casi puedo sentir que la alcanzo a agarrar con las puntas de los dedos, sólo me hace falta un poco más de tiempo, no más, todo lo demás está dentro de mí desde que puse pie en esta tierra hermosa. Y sé que es ese sentimiento lo que se pone siempre en medio de mí y cuánta admiración pueda llegar a sentir por los logros de alguien más. Puede que suene egocéntrico pero juro que no es esa la intención, admiro la experiencia en esos que están muchos años por delante de mí, y aprendo de todos los que puedo, todo lo que puedo, pero si soy muy honesta más o menos la mitad de las veces que veo a alguien famoso o importante, veo en los triunfos ajenos algo que yo bien podría hacer si me lo propusiera, si fuera mi pasión. Entonces no puedo entender esa admiración ciega por lo que aveces se me hacen personas completamente normales que simplemente se han dedicado a trabajar duro, o que han tenido mucha suerte.

¿Y qué tiene que ver Gabo con esta diatriba? Un par de cosas. En primer lugar Gabo era, y con justa razón, básicamente parte de la "realeza", en lo que a figuras públicas nacionales se refiere, y él sí que se lo merecía, el sí que era un genio cuyo talento merecía todo el reconocimiento y la admiración que tuvo, eso sí. Y sin embargo, la cuestión es que al pertenecer a esta estirpe, inevitablemente estaba sujeto a las consecuencias que lo afectaban igual que afectan a esas estrellitas de reality a las que me referí antes, parece ser el precio de la fama. Gabo era aclamado nuestro con posesión obsesiva y orgullosa, igual que tantos otros, y por eso era también víctima de una errónea asignación de responsabilidades para con el país y los compatriotas. No puedo decirles la cantidad de veces que me ha tocado escuchar a la gente quejándose de lo feo que era que Gabo nunca hubiera hecho nada por el pueblo que lo vio nacer, la pobre Aracataca, que este año, el 28 de este mismo mes en el que murió él cumple nada menos que 100 años de haber sido declarada pueblo, y que aún no tiene un óptimo sistema de acueducto y alcantarillado. Como si quisieran homenajear a Gabo, manteniendo el pueblo que primero lo vio en condiciones tan ridículas como las que sólo se podían ver en sus libros, verdaderamente, cien años de soledad.

Pero eso viene a colación porque es a lo que me refiero con la resignación que parece llenar al pueblo colombiano, seguro que me dicen que no, pero yo siento que la mayoría lleva esto en el subconsciente, un tipo de aterradora resignación ante la violencia y la corrupción de las élites, y creo que es la razón por la que idolatramos a los que triunfan, porque creemos que en este contexto sus triunfos son prueba de cualidades sobrehumanas, de ahí esa necesidad de adorarlos como si en un lugar dentro de nosotros donde no hay palabras, realmente creyésemos que podemos impregnarnos de su divinidad. Por eso también se les desprecia cuando luego de levantarse sobre todos los demás se llevan su felicidad a otro lado, y lo la comparten con el resto de los que nacieron en el mismo suelo, cuando se limitan a vivir para ellos mismos y para los que aman, y no para todos los que compartimos su sangre aunque nunca nos hayamos visto. Porque por supuesto, la resignación nos ancla más que la gravedad, ¿cómo podemos esperar depender sólo del gobierno para procurar nuestro bienestar básico? Si es que todos los políticos son corruptos, eso ya lo sabemos, no podemos aspirar a más. Para eso tenemos a Shakira, que nos monte mega colegios, y a Gabo, que debió subsidiar el alcantarillado, y ay de él, nunca olvidaremos cómo nos dio la espalda. Y ay de todos los demás, que no hagan lo que se espera de ellos, lo que ahora resulta que es su deber patrio, nunca se los perdonaremos.

Por favor, queridos hermanos de patria, trabajemos por fortalecer nuestra autoestima colectiva. Metámonos en la cabeza que somos capaces de más, hagamos más como esos a los que admiramos en lugar de vivir en la mediocridad, idolatrando con la boca abierta a los que se lo merecen, y también a cualquier bobo que tuvo sólo un poco más de suerte y armó bochinche en el reality. Se los suplico, sacúdamonos la resignación al fracaso y al subdesarrollo, aspiremos a más, dejemos de votar por "el que roba menos", y comencemos a exigir justicia de esos que de verdad están en la obligación de darla, en su condición, nada más y nada menos, que de "servidores públicos". Exijamos que sirvan y hagan lo que deben, y por el amor de todo lo que es sagrado, dejemos la doble moral y dejemos que cada quien haga con su plata y posición, bien habidas, lo que se le dé la gana.

viernes, 17 de abril de 2015

Torta Metroid (y tutorial)

Cada vez que me vean quieta por aquí es que ando ocupada con otras responsabilidades. Lo más probable es que esté surtiendo pedidos, en compensación les prometo que cuando haga algo chévere les traeré fotos y tutoriales (esto es, si logro recordar tomar fotos del proceso)

Así que en esta ocasión es eso lo que les traigo, para que se emocionen, fotos y tutorial de una de las mejores tortas que he hecho este año, genial modo de comenzar un año que espero sea exitoso para mi negocio.

En Enero cumplió años uno de mis más queridos amigos, y yo no podía sino hacerle algo muy especial para demostrarle que se le quiere mucho aunque no se le vea tan seguido. En ocasiones como estas, hago todo lo posible por hacer algo que realmente le guste a la persona que trato de hacer feliz, incluso aunque sea algo de lo que yo no tenga ni idea, así que para mi amigo decidí hacerle una torta alusiva a su vídeo juego favorito de todos los tiempos: Metroid.

Ahora, para que se enteren soy pésima jugando video juegos y no soy una muy gran fan de ellos, pero mis amigos sí, y años y años de pasar mucho tiempo con ellos han bastado para que tenga conocimientos más o menos básicos, y con esos en mente me puse a la tarea de hacer algo representativo. 

Luego de un par de horas de ver imágenes y tratar de decidir qué cosa sería el punto perfecto de equilibrio entre espectacular y algo que yo de hecho pudiera hacer, decidí que su torta de este año iba a ser una replica del casco que Samus usa en el juego. Para referencia, es este:




Me pareció que en sentido general era algo bastante manejable, una forma más bien redondeada a la que se le agregan detalles que le dan forma, líneas rectas, todo muy simple aparentemente, y con un buen efecto final, así que comencé horneando una torta de 20 porciones en tres moldes, dos pequeños de 15cms y uno mediano de 20cms. Como pueden ver aquí puse los dos pisos más pequeños en una posición concéntrica sobre el borde del más grande. la parte donde los lados de los tres pisos coinciden sería la parte de atrás y la parte sobrante del piso de abajo del otro lado serviría para comenzar a darle forma al casco.

A continuación comencé a modelar, y es aquí cuando todo comienza a tomar forma y ponerse divertido. Primero que todo recorté la parte frontal del piso de abajo para que tuviera la forma frontal.


Además, usando una base giratoria de Wilton sobre la que estaba la torta, recorté el piso superior para que tuviera una forma redondeada como correspondía a la parte superior del casco.

A continuación hice un engrudo que usaría para rellenar el hueco frontal del diseño y para formar esas formas protuberantes que van a los lados donde se supone irían las orejas.

El engrudo lo hice tomando los recortes sobrantes de la forma másica y desmenuzádolos con una picadora de alimentos, como esas que usan para picar las verduras cuando van a cocinar. Esta miga la mezclé con un poco de buttercream para convertirla en una pasta espesa con la que pudiera darle los acabados finales a la forma, a esto se debe que esas partes de la torta tengan un color diferente.

El paso siguiente era aplicar la cobertura de fondant y comenzar a ponerle todos los detalles, y fue ahí cuando me di cuenta de que algo no estaba cuadrando. Al volver al diseño original y mirar un par de imágenes más me di cuenta de que había estado mirándolo del modo equivocado. La parte de adelante que yo había formado tan protuberante no era tal en el diseño original. Se extiende hacia abajo, no hacia adelante, era una cuestión de perspectiva... Oops. Así que tocó recortar de nuevo antes de ponerle una capa de buttercream.





















Como se pueden dar cuenta adquiere una forma bastante más armónica cuando le quité esa parte de adelante, y con la buttercream cubriéndola se aprecia la forma sin que los diferentes tonos y pisos distraigan la vista. Una vez superada esta etapa, era hora de cubrir la torta con fondant y comenzar a ponerle los detalles que iban a convertirlo en el casco tal y como yo quería que se viera.

Usualmente trabajo con fondant de azúcar pero para este trabajo y debido a un par de inconvenientes, decidí probar una receta de fondant de marshmallow, que de hecho tenía un muy buen sabor, y aunque un poco pegajoso en el clima húmedo de aquí, se dejó trabajar bastante bien y dio un resultado con el cual me sentí bastante satisfecha.

Así es como se veía cubierta, de aquí en adelante sólo faltaba ponerle los detalles. He de admitir que noes mi trabajo más pulido pero estaba un poco muy corta de tiempo así que decidí irme a la fácil y marcar todas las líneas (qué e el diseño original están en bajo relieve) con fondant negro.

Después le puse la visera del casco también con un poco de fondant verde, y con otro poco de fondant hice los diseños de la partecita del frente que parece una boquilla para hablar, y los tubitos que van a los lados. Estos elementos los pinté de plateado para darle un toque más tecnológico.

La pintura plateada es un polvo comestible muy ligero que consigo en mi tienda de implementos de repostería. Para utilizarlo lo mezclo con alcohol (usualmente un poquito de whisky o algo así) y lo convierto en una pasta que puedo usar como pintura. Una vez se seca, el alcohol se evapora y queda sólo el color plateado, y no tienen ningún sabor.


Además, las letras las hice con cortadores de fondant que también conseguí en la tienda. Tengo dos juegos, uno más grande que otro, y son ideales, el toque final de mis tortas es siempre ponerles el nombre del cumpleañero, pienso que nada puede sentirse mejor que darse uno cuenta de que esa torta tan genial fue hecha sólo para uno, ¿verdad?



 Al final quedé muy muy satisecha con el resultado final, más que todo porque al cumplementado le encantó, y nada me hace más feliz que cuando la gente está muy feliz por una torta que les hice. Me gustó mucho el diseño, además, fue medianamente fácil de hacer, e incluso quisiera hacerlo de nuevo, con un poco más de tiempo para hacer mejor los detalles y que el trabajo sea más pulcro.

Ojalá que hayan disfrutado el tutorial, el primero que hago en la vida, y pues si les gusta, aunque sea sólo por curiosidad, pues les doy más :)


domingo, 12 de abril de 2015

Debi tomar clases de manejo de tiempo en la universidad

Creo que es justo decir que les debo una explicación.

Cuando comencé este blog la primera semana del año decidí que iba a publicar una vez  a la semana, evidentemente estoy ligeramente atrasada, pero ténganme un poco de paciencia y les cuento en qué ando.

En primer lugar mi empresa de novelty cakes ha tenido en los últimos meses un crecimiento acelerado al que por momentos me cuesta un poco seguir el paso. Además estuve muy al pendiente de la completa remodelación del restaurante de mi mamá y mi padrastro lo cual fue muchísimo trabajo, además adopté de la calle un gatito que al principio necesitaba mucha atención y cuidado (y que es una distracción increíble), y además estuve explotando al máximo mi vida social, viéndome mucho con la gente querida, y aunque ciertamente invaluable, esto sí que quita tiempo.

Pero la verdad sea dicha, la verdadera razón por la que estuve tan desconectada no fue sino falta de organización, y quizás también falta de perspectiva con respecto a lo que es mi vida, y a lo que quiero que sea.


Hace tiempo tenía intenciones de trabajar con un muy querido amigo que es artista plástico y un ilustrador talentosísimo. Estas intenciones comenzaron a materializarse apenas hace un par de meses, pero tan pronto comenzamos a tener acuerdos, yo comencé a incumplir las fechas de entrega, y es que no había forma de que le añadiera una responsabilidad más a mi ya llena agenda, ¿cierto?


La frustración por no poder hacer parte productiva de un proyecto que me entusiasmaba mucho me llevó a sesiones profundas de introspección. Algo malo estaba pasando, éste no era el plan.


Hace más de un año, estaba más o menos igual de frustrada. Mi paciencia es algo corta y después de varios meses buscando trabajo me encontraba sin ningún prospecto que me entusiasmara, ni en el área monetaria, ni para mi crecimiento personal. Entonces decidí cambiar radicalmente de estrategia porque tuve la que en su momento me pareció la más brillante de las ideas. Decidí crear mi propia empresa, y cuando pensé en ello sólo pude verle ventajas: No sólo era un negocio rentable una vez estuviera consolidado, sino que además era algo que de hecho disfrutaba mucho hacer, y para lo que era buena. Con dos ventajas agregadas: iba a ser mi propio jefe, sin posibilidades o temor a un hipotético despido, y además iba a poder trabajar desde casa y manejar mi tiempo a mi antojo. 


No fue fácil, comenzar un negocio nuevo nunca lo es, sin el estrés agregado de la presión en casa por buscar un empleo "de verdad", pero yo tenía suficiente fe en mi idea, había hecho los cálculos, y las cuentas daban: dinero + disfrute + tiempo. Y ese tiempo era quizás lo más importante, porque aunque hacer tortas me hace feliz como muy pocas cosas lo logran, también es cierto que no es mi verdadera y más importante pasión, la que me mueve. Esta pasión que no ha desaparecido y no se ha transformado en más de diez años, a pesar de lo mucho que yo he cambiado y que mi vida lo ha hecho, es escribir. Y cuando tracé este plan, lo que más me entusiasmaba era que con todas las ventajas de este modelo de negocio, iba poder dedicarme de lleno y como nunca a este deseo que le da forma a lo que soy como persona.


Fast forward un año después y no era capaz de escribir una palabra porque no tenía tiempo. No pueden imaginarse la profundidad de mi angustia. Mi plan era perfecto, ¿cómo podía estar fallando? No tuve más que hacer que sentarme a estudiar mi situación con cabeza fría, y luego de sangre, sudor y lágrimas (más bien frustración, llanto y muchas tazas de té), tuve la fortuna de darme cuenta de que mi plan seguía siendo tan perfecto como al principio, que la imperfecta era yo. Las personas tenemos esta pésima costumbre de acomodarnos, y yo no soy la excepción, cuando me di cuenta de que había un problema, ya era casi demasiado tarde, había comenzado a trabajar de modo poco productivo, a organizar mis horarios de forma que cuando terminaba de trabajar, era hora de irse a la cama, o de salir, o de hacer cualquier otra cosa, pero en definitiva no era mi mejor momento para escribir. Estaba trabajando como si mantener mi repostería fuera lo único que me interesase, y el poco tiempo libre lo estaba desaprovechando dejando que mi contexto me distrajera de mil modos más.


Aunque fue doloroso darme cuenta de que mi desorden estaba saboteando lo que más quería, lo bueno fue que de ahí, sólo me quedaba mejorar, así que, consecuentemente, he tomado serias decisiones respecto a lo que voy a hacer de ahora en adelante.


Indudablemente, lo primero fue re organizar la forma como trabajaba en mi negocio, de modo que fuese mucho más productivo, y que además me permita mucho más tiempo libre para todo lo demás, no es fácil, pero estoy decidida a conseguirlo y por el momento todo marcha bien en este frente, mis clientes siguen felices y yo sigo feliz complaciéndolos.


Lo siguiente ha sido incluso más complejo. Tengo la tendencia a interesarme por muchas cosas, y esos intereses se reflejan en mi trabajo, lo que da como resultado muchos proyectos diferentes, y yo estaba, como bien dice el adagio, abarcando mucho, y apretando poco. Para que se hagan una idea, estaba editando mi primera novela con el interés de buscar publicarla, además estaba escribiendo dos más, estaba escribiendo una cuarta con el fin de presentarla al concurso anual de literatura infantil y juvenil, también estaba trabajando en un proyecto personal de cero utilidad pero que me entretiene mucho, quería tener este blog (y su contraparte que está en inglés y vaya que lleva tiempo traducir), estaba tratando de trabajar en colaboración con el amigo que mencioné antes, y además estaba investigando con el fin de estar lista si llega a darse una segunda posibilidad de trabajo en colaboración con otra persona. Incluso estaba leyendo cuatro libros a la vez. No había forma de que ninguno de estos proyectos funcionara realmente si seguía al ritmo que iba, así que también me di a la dolorosa tarea de definir prioridades y organizar mi trabajo en etapas, y ahora la cosa está así:


Este blog va a seguir siendo publicado una vez a la semana (dos veces a la semana mientras me pongo al día), porque escribir constantemente de temas variados es un ejercicio que enriquece mi talento, y porque tanto ustedes (sé que son pocos, pero los quiero) y yo, lo disfrutamos. Entonces aquí les voy a dejar cositas que escriba, les voy a dar mi poco importante opinión acerca de temas relevantes, además les voy a hablar de cosas por completo carentes de importancia pero que me apasionan, y también pueden esperar uno que otro tutorial en temas de cocina y repostería. Si les interesan las actualizaciones incluso más frecuentes acerca de lo que hago cada hora de cada día (para que satisfagan ese alma stalker que yo sé que tienen <3) pueden seguirme en mi cuenta de Twitter que acabo de abrir, soy @_roxmarie_ 


En cuanto a mis proyectos fuertes tuve que decidir priorizar, así que las dos novelas que estoy escribiendo pasan a standby hasta que termine de editar la primera y comience la fase de intentar publicarla, entonces elegiré una de las dos para terminar de escribirla, y así sucesivamente. La novela que quiero escribir para el concurso la escribiré en Noviembre (en el marco de NaNoWriMo), durante este mes, y únicamente este mes, sólo me dedicaré a sacar adelante este proyecto (suspenderé bien sea la edición de la primera novela o la escritura de la segunda, lo que sea que esté haciendo en el momento), la idea es que este proyecto esté listo antes de final del 2015 para presentarlo al concurso que finaliza en Abril del 2016.


En cuanto a las colaboraciones, planeo trabajar únicamente en ellas suspendiendo así mismo el trabajo en cualquiera de las novelas, hasta que finalice cada etapa. Estos proyectos tienen la ventaja de que aunque la parte que me toca a mí no es fácil, ciertamente toma mucho menos tiempo que lo que le toca hacer a mis colaboradores (ilustrar, o animar lo que escribo), así que puedo dedicarle un par de semanas a entregar lo que se requiere de mí, y desentenderme por un tiempo hasta que tenga que hacer la siguiente entrega. Luego les cuento cómo me va con esta parte del plan, que aún está en beta testing.


Como último punto, he decidido que voy a volver a escribir fanfiction, porque lo disfruto, pero aún más importante, porque aparentemente hay que hacer conocer el nombre en el medio, y en estos tiempos hay que tener fanaticada antes de publicar un libro, aunque la razón lógica indique todo lo contrario. Para esto me hice una cuenta en Ao3, y comenzaré con unos proyectos cortos. Aún no tengo del todo definido cómo va a encajar esto con lo demás, pero creo que puedo poner la escritura semanal de cierta cantidad de fanfiction en la misma categoría que la escritura de las entradas de este blog, que va de lado con el trabajo en las novelas.


Cualquier cosa adicional o no tiene cabida en este momento, o luego miraré cómo lo organizo, pero esto es lo que llevo por el momento, y me entusiasma bastante. Espero que a ustedes también les entusiasme. De nuevo les pido disculpas por mi falta de actividad aquí, y les agradezco por amarme porque sólo amándome pueden dedicarse a leerse esta chorrada que les acabo de tirar.


¡Feliz semana!

jueves, 19 de febrero de 2015

Consideraciones vagas acerca de la sexualidad diversa, la religión y las leyes.

En caso de que no lo sepan, ayer en Colombia un juez se pronunció respecto a la adopción infantil por parte de parejas homosexuales en el país. El fallo a una tutela tuvo un resultado ambiguo. Por un lado, garantizó a las personas homosexuales el derecho a adoptar al hijo(a) biológico de su pareja, por otro lado, hay un trecho largo para que las parejas homosexuales sin importar cuán legítimas sean, puedan adoptar un niño o niña que no es biológicamente suyo.

Al respecto escribí el siguiente comentario en mi página de Facebook y quería compartirlo por aquí, ya que entre otras cosas los tengo medio olvidados porque el trabajo no me ha dejado tiempo.

La cuestión, queridos y queridas mías, es que la biblia raramente es un argumento aceptable para ninguna discusión, y discúlpenme de ante mano por sus sensibilidades heridas, pero es la verdad. Les guste o les duela aceptarlo, su biblia fue escrita por hombres, y aunque dice que ni una palabra podrá ser quitada ni añadida, sabemos que no es así, que de hecho la biblia que tenemos todos en casa (seamos cristianos, testigos de Jehová, adventistas, o ninguna de las anteriores) fue deliberadamente editada por la temprana iglesia católica, eliminando libros completos y casi suprimiéndolos para siempre de la historia, con el único fin de delimitar la supuesta "palabra de dios" a adoctrinamientos que en ese momento les convenían más. Ya por ahí vamos mal. Si la biblia que conocemos fue inspirada por dios, incluso aunque fue escrita por hombres, ¿no lo fueron también esas otras partes? Y si esas partes fueron suprimidas sin más, ¿no podría ser suprimida ahora cualquier sección que nos incomode? Parece un asunto bastante conveniente.

Pero dejando de lado eso, supongamos por el bien de la discusión que la biblia tal y como la conocemos es LA BIBLIA, supongamos que esos otros pedazos no eran inspirados por dios, y que la biblia es real y tangiblemente la palabra de dios a la que debemos aferrarnos y a la que debemos respetar. Si eres un estudioso de la biblia, sabrás, y tendrás que admitir, que en sus páginas promueve nada más y nada menos que atrocidades como la esclavitud, la pena de muerte, y cómo no, la opresión a la mujer. Ideales con los que cualquier persona educada y decente hoy en día, tiende a estar en completo desacuerdo, ¿Y qué pasa ahí entonces? Eran otros tiempos, argumentan, las cosas eran diferentes. Claro que sí, ahora nos damos cuenta de que son ideales inaceptables aunque "la palabra de dios" te diga lo contrario. ¿Entonces por qué sigues aferrándote a un versículo que llama abominable a las uniones homosexuales, cuando has desechado sin más los versículos que fomentan y dan sentido la esclavitud? Para acabar de ajustar es un versículo del antiguo testamento. ¿No se suponía que habíamos cambiado las reglas cuando nació Jesucristo? ¿Qué pasó ahí? Yo pensaba que la enseñanza de Cristo era que el reino de dios estaba abierto para todos, sin importar sus pecados, Creía que lo que Jesús había traído era el entendimiento de que dios nos ama a todos, sin importar lo que seamos. ¿Cómo es este versículo lleno de odio y repugnancia más importante que el mensaje entero que el nuevo testamento trata de transmitirnos?

No se equivoquen, la naturaleza no es un ejemplo de lo que es "normal". Me da risa y pena ajena cuando me dicen que la naturaleza tiene macho y hembra, y que es así como debe ser, Que dios es perfecto y no se equivoca, que la homosexualidad sólo puede ser el resultado de la depravación de la mente humana que es la única capaz de la maldad. Para que se enteren y se eduquen, hay aproximadamente 200 especies en el reino animal que demuestran comportamientos sexualmente diversos, incluyendo animales homosexuales, transexuales, y hasta hermafroditas. No puedes usar "antinatural" como argumento. la naturaleza es parte de la viña del señor, si crees en un dios todo poderoso con seguridad crees que la naturaleza es obra suya, y en ella también hay DE TODO. Hasta el caso de un animalito perfectamente heterosexual, con el pequeño añadido de que es el macho el que se preña. Ooops. (¿Dónde me enlisto para ser caballita de mar? Please)

No se confundan, la ciencia ha demostrado que no hay perversión o enfermedad a ser curada en la diversidad sexual. que dotados de un ambiente en el que se les permita libertad sin acoso estas personas tienen todas las capacidades humanamente posibles para llevar una vida plena y productiva para la sociedad. La ciencia ha demostrado que no existe razón ni evidencia alguna de que los niños criados por parejas homosexuales sufran algún tipo de daño emocional o físico per se. Claro que unos van a ser violados, pero tengo amigas a las que los papás se les metían de noche al cuarto. He escuchado casos de niños a los que las mamás les hacían cosas innombrables. Cuando más, la única diferencia que puede haber en un niño criado por una pareja homosexual, será que debido a la particular formación de su familia, y debido a los abusos a los que la sociedad con seguridad los someterá, será un niño que crecerá con una sensibilidad especial, con un entendimiento mayor de la diferencia, y de cuán importante es respetarla, y aceptarla. Yo creo que necesitamos más gente así, de hecho.

No se dejen adoctrinar tampoco, no hay argumento científico, sociológico o tangible real, todos los argumentos en contra, viene de uno u otro modo de concepciones religiosas transmitidas a nosotros por una biblia editada a conveniencia de aquellos en el poder. y gente buena ha sido asesinada por esas palabras escritas por hombres en un papel, Familias han sido destruidas, buenos sentimientos han sido pisoteados. A todos esos que con fiereza defienden la pureza del matrimonio y de la familia heteronormativa, les digo: Felicidades, enorgulleces a tu dios, que es un dios de amor y aceptación. Siéntete libre de ir a predicar.